jueves, 21 de agosto de 2014

La importancia de las visitas a domicilio en la Medicina de familia


Las visitas a domicilio del paciente, representan sin duda, para el médico de cabecera, el mejor escenario donde se desarrolla el arte de la Medicina, hasta el punto de que singulariza y da nombre universal a esta especialidad: "de familia o de cabecera". (Antes de que los políticos deshumanizaran y cosificaran su nombre y función por el de "atención primaria").

Obviamente cuando hablamos de visitas a domicilio no nos referimos a los abusos, fruto de "borracheras de derechos": como esos avisos que se solicitan para acudir a visitar a jóvenes con catarro que no les apetece ir a la consulta, o a ancianos estables para llevarles las recetas de sus tratamientos crónicos, etc.
En la visita domiciliaria se produce el acto -cargado de significado y simbolismo-  en el cual el paciente, al mismo tiempo que abre las puertas de su casa abre también las de su intimidad. Y asimismo donde se prueban los quilates del profesional y su disposición para ayudar a los demás, lo que en palabras de G. Marañón es:
…" el entusiasmo del médico, de su deseo ferviente de aliviar a sus semejantes; en suma, del rigor y de la emoción con que sienta su deber”. 

Las visitas al paciente en su domicilio suelen resultar el acto médico mas fecundo, por varias razones:
 Nada mas llegar y aun antes, se produce una anamnesis instantánea: se descubren de inmediato multitud de datos imprescindibles para el diagnostico, como la situación y circunstancias personales, familiares y sociales así como de su personalidad.
También se muestra y demuestra el primer principio de la Medicina: que no existen enfermedades sino cada enfermo con su singularidad.
Es también donde se produce la mayor intensidad y profundidad emocional y afectiva en la relacion entre el paciente sufriente, que busca ayuda y el médico, que desde su misma condición humana, y revestido de la ciencia de la Medicina (siempre inexacta) y sobre todo de moralidad y generosidad (siempre absoluta), trata de curar y aliviar el sufrimiento de sus semejantes.

En la visita domiciliaria, no pocas veces, se descubre por una simple inspección, la etiología de la enfermedad: como el caso del paciente con EPOC descontrolado, que descubrimos tiene permanentemente encendida en su habitación una estufa de butano. También a menudo se descubre el incumplimiento o malcumplimiento de sus tratamientos.
Por todo ello, resultan especialmente fecundas.

Lastima que sean precisamente estas visitas domiciliarias, una de las cosas valiosas que se han calcinado en el actual sistema sanitario español -copia del cubano-, dada la casi imposibilidad de realizarlas para el médico de familia: con sus consultas masificadas de mas de 40 o 60 pacientes incluyendo urgencias, y disponiendo de menos de 6 minutos para atender a cada uno, lo que hace que no haya tiempo físico para realizarlas, excepto haciéndolas fuera de su horario laboral: O bien antes del mismo (exponiéndose a llegar tarde) o después del mismo  (en condiciones exhaustas de deterioro y fatiga, al finalizar la consulta) o durante fines de semana.
 Y es que, como decimos una y mil veces, la actual situación de acoso laboral institucional que padece el médico de familia en España con la consecuente degradación del acto médico, nos afecta a todos, no solo al médico sino también y sobre todo, al paciente, y significa un grave retroceso social.

10 comentarios:

  1. Felicidades por esta interesante entrada, se echaban de menos.
    Pues en Madrid realizar avisos a domicilio es aun mas dificil y casi diría que heroico.
    Si tienes coche te arriesgas a que te pongan una multa por aparcar si te pasas del tiempo, y en la mayoria de centros de salud no se pueden aparcar los coches de los medicos a pesar de ser teoricamente instrumentos de su trabajo, de hecho si no tienes coche o carnet te arriesgas, de una u otra forma, a no ser contratada o ser despedida.
    Parece increible y surrealista pero es asi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta. la verdad es que en Madrid hace tiempo se han traspasado todos los limites de lo imaginable , de irracionalidad y de indecencia: desde consultas de atención primaria de 123 pacientes ( a menos de 2 minutos por paciente) o como dices a la persecución del médico de a. primaria para impedir que pueda realizar su trabajo al servicio de la sociedad.

      Eliminar
  2. Toda la razón.
    Lástima que se de cuenta toda las sociedad menos los que gobiernan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente parece que nadie o casi nadie, quiere darse cuenta de la gravedad del problema, o lo ven como algo ajeno.
      El problema tal vez es que la responsabilidad esta "out" en los estamentos donde deberia estar , y carecemos de la mas minima defensa en materia de derechos laborales y humanos.

      Eliminar
  3. La situacion es absolutamente escandalosa.
    El problema no es solo que no halla tiempo real para realizar los avisos , que es así, ni que no se pueda aparcar el coche en el centro de salud, sino tambien a veces encontrar aparcamento cercano.
    Aun recuerdo una suplencia que hice en el barrio de salamanca en Madrid, en el que tenia que salir de la consulta para renovar el dichoso tiket de apàrcamento cada hora, al final entre multas y tikets el trabajo me salio mas caro de lo que se me abonó. ( y encima tuve que hacer parte del trabajo de dos compañeros ausentes)
    Lo mas indignante es que a pocos metros habia una delegación de hacienda donde alli si que habia aparcamento reservado para sus empleados publicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, Isabel, y seguramente no muy lejos te encontrarías con cualquier edificio público donde acuden a "trabajar" politicos, y donde ademas de aparcamento reservado seguro que tienen vigilantes para que nadie se estacione.
      Todo esto, tal vez es mas es mas complejo o simple (segun se mire), de lo que parece:
      La situación de acoso laboral institucional que padece el médico de familia en España, no tiene parangón en el mundo, y es una situacion que tenemos que cambiar, por todos: por los pacientes , por nosotros y por la sociedad.
      Ese es nuestro reto y nuestro compromiso.

      Eliminar
  4. En efecto, amigo Juan, la atención domiciliaria como esencia de la medicina de cabecera (y de la enfermería). Pero en los tiempos que corren, con disponibilidad de tiempo y, como se infiere de los comentarios de Marta e Isabel, con vehículo oficial para la realización de un servicio sanitario público. Es decir, sin agobios y con garantías.
    No es demasiado pedir y además es un derecho. Y sin embargo, ahí están las reivindicaciones que parecen dar contra un muro y sorprenden hasta a periodistas que, al parecer, desconocen la situación. Dejo unos enlaces como muestra.
    Saludos y felicidades por esta bella entrada.

    No al uso del vehículo particular en la prestación de la atención sanitaria fuera del centro de salud
    http://www.simap.es/no_con_mi_coche.htm

    Los enfermeros de Castelló usan su coche para visitas a domicilio
    http://www.levante-emv.com/castello/2013/05/22/enfermeros-castello-coche-visitas-domicilio/1000207.html

    Los médicos de Almendralejo se niegan a usar más sus coches en las urgencias
    http://www.hoy.es/v/20140219/regional/medicos-almendralejo-niegan-usar-20140219.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Jose Manuel, por tu enriquecedora y siempre alentadora aportación.
      Aunque este tema ya lo hemos tratado en nuestros blogs pero siempre es importante por la enorme trascendencia personal y social que tiene.
      Y es que el tema del transporte es solo un signo mas, de hecho en los pueblos no suele existir ese inconveniente y el problema sigue existiendo, pues lo importante es todo lo que significa de daño social (personal, familiar y hasta economico) el hecho de que el médico de cabecera carezca de un tiempo minimamente digno y seguro para atender a los pacientes.

      En el caso que se hace referencia de la paciente con EPOC, la visita del medico de cabecera a su casa y el descubrimiento del origen de su descompensación supuso el fin de sus ingresos hospitalarios continuos durante los inviernos e incluso la supresión actual de la oxigenoterapia a domicilio.
      Pero ¿cuantos ancianos polimendicados estan tomando erroneamente su medicación?
      ¿Cuantos niños no pueden ser tratados como personas y son tratados como objetos de una cadena de montaje, (recordemos que esos 6 minutos disponibles es el tiempo que se puede tardar en vestir y desvestir a un bebé).

      Seguiremos luchando, amigo Jose Manuel, para cambiar esta dramatica realidad de nuestro pais.

      Eliminar
  5. No trabajo en asistencia sanitaria, mi mujer si, en AP y NUESTRO coche ha sufrido un accidente siendo usado AL SERVICIO de la institución sanitaria del SERGAS. Hay algo evidente, por lo que hay que luchar por ser de derecho y que expongo en los puntos reivindicativos siguientes:
    1.- El coche es un bien (en la mayoría de los casos) que pertenece a una SOCIEDAD DE GANANCIALES y que, en mi caso, como en otros muchos, no tenemos porque utilizar para los desplazamientos por no estar vinculados laboralmente al servicio de salud y el facultativo tampoco está obligado a poner su patrimonio (coche) como medio para realizar su trabajo por no estar contemplado ni en contrato, nombramiento ni legislación alguna aplicable.
    2.- El argumento que normalmente esgrima la administración sanitaria es que existe un COMPLEMENTO DE DISPERSIÓN GEOGRÁFICA. Este complemente tiene como FONDO el de retribuir la molestia de no permanecer en un único CENTRO DE TRABAJO, sino que el desempeño profesional se realiza en diferentes puntos dispersos que, EVENENTUALMENTE, son centros de trabajo cuando se realizan actuaciones domiciliarias.
    3.-En algunos casos se transportan, en un vehículo particular, muestras biológicas del enfermo, conllevando un riesgo potencial de contagio para el resto de usuarios del coche (familiares, niños y otros). Además de este riesgo, también se incumplen las mínimas medidas de manipulación y trazabilidad de estas muestras biológicas, con grave deterioro de la calidad asistencial.
    Dicho esto INVITO a una ACCIÓN CONJUNTA de médicos y enfermeras, a nivel estatal para hacer frente a este ABUSO que redunda en PERJUICIO ECONÓMICO, POTENCIAL RIESGO POR RESPONSABILIDAD CIVIL, MULTAS, RETIRADA DE PERMISO DE CONDUCIR, y OTRAS derivadas del uso de nuestro vehículo. Los pacientes no deben sufrir las consecuencias de todo esto. Por ellos, por nosotros y por nuestros familiares que comparten esta injusta carga, DEBEMOS ASOCIARNOS Y LUCHAR JUNTOS HASTA CONSEGUIR JUSTICIA Y SI ES PRECISO LLEGAR HASTA LOS TRIBUNALES INTERNACIONALES QUE PUEDAN ENTENDER SOBRE ESTE ASUNTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, es una grave injusticia y otro abuso o aberración mas , que habría que subsanar, por desgracia siguen fallando los mecanismos de autodefensa -hoy por hoy-
      Gracias por el comentario

      Eliminar